Euskoforo.
Login Registrarse FAQ Miembros Buscar Euskoforo.





¿He conseguido que me salga suficientemente mala?

 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión » Off-Topic
Ver tema anterior :: Ver tema siguiente  
Autor Mensaje
Masterblaster
Euskominion



Registrado: 31 Mar 2008
Mensajes: 116




MensajePublicado: Mar Sep 23, 2008 1:06 pm    Asunto: ¿He conseguido que me salga suficientemente mala? Responder citando

- Perdona, ¿cómo has dicho?

Tenía por costumbre hablar de forma educada pero gélida cuando se enfadaba, un viejo truco cultivado a lo largo de los años para desconcertar a sus subalternos. Funcionaba la mayoría de las veces, y sabía que se referían a ella como ‘la Dama de Hielo’ a escondidas. No le importaba. Estaban en un área sensible, y como en todas las áreas sensibles siempre era necesario un poquito de presión para mantener a la gente concentrada. ¡Ah… la incertidumbre! Pero no en este momento. Ahora no.

- Si… los planes de la nueva planta petrolífera del Mar del Norte se han retrasado. – El joven ingeniero parecía nervioso.
- He invertido mil millones de Euros. Los retrasos no existen. Existen los fallos. Y tú eres uno de ellos. ¿Me equivoco?

Sara se recostó en el sillón y cruzó las piernas bajo la enorme mesa de purísimo cristal. Clavó su mirada vacía sobre el ingeniero hasta que bajó la cabeza, y entonces cruzó las manos con aire condescendiente.

- Yo… no sé señorita… Me informaron de un… incidente. Cuando me enteré los daños eran…
- ¿Incidente? – Sara no se inmutó - ¿Qué incidente? ¿Por qué no se me ha informado de eso?
- Anoche, señorita Felton. Un grupo de eco-terroristas asaltaron la plataforma y destruyeron la maquinaria de la perforadora. Hay cinco desaparecidos y una docena de heridos.

La Directora de Control de Activos de Pentex arqueó la ceja.

- ¿Eco… qué? – Sara se mostró sorprendida
- Eco-terroristas. Ya sabe. Salvemos a las ballenas y todo eso, pero con armas.
- ¿Lo sabe la prensa? – La voz de Sara sonaba neutral, como la de un ajedrecista que entonaba el ‘jaque mate’
- ¡Oh no! Seguimos los protocolos y llamamos antes al Gabinete de Prensa. Ahora mismo debe de estar saliendo una cortina de humo en las noticias. Lo taparán como un accidente, supongo. Los hombres está todos aislados y a salvo en el hospital de Seatle, en cuarentena. Sus familias no dejan de llamar…
- Hábleme de los nuestros. – le cortó Sara
- Bueno… los hombres están confusos y asustados. Fuese lo que fuese, esa gente fue brutal. Hay restos de sangre por varios lugares, y todos los supervivientes sufren de episodios de delirios y locura. No son capaces de recordar nada coherente. Suponemos…
- No le pago para que suponga nada. Aísle a esos trabajadores y avise al Grupo de Contingencias Especiales. Quiero que peinen esa plataforma.
- Si señorita. – balbuceó el ingeniero
- ¿Betty? – La joven secretaria de Sara dio un respingo – Que se pague el sueldo completo de seis meses a esa gente y los gastos médicos que necesiten. Luego asegúrese de que sigan en la empresa con un aumento de sueldo pero desperdigados por las cuatro esquinas de la Tierra. Que los abogados del buffete se asegure de echar tierra en este asunto. No me importa lo que tengan que prometer o amenazar a esa gente. En cuanto a usted, quiero esa plataforma funcionando en una semana. ¿Entendido?


Cuando el despacho quedó vacío, Sara pulsó un botón escondido y un cuadro carísimo se movió para revelar un monitor oculto. En la pantalla de repente apareció una imagen borrosa de una enorme bestia de más de dos metros de alto despedazando a un operario. Su pelaje era gris, quizás blanco, y la bestialidad, brutalidad y ansia de sangre se podía percibir incluso pese a la escasa calidad de la imagen.

- Maldito bastardo. – musitó Sara - ¿Cuántas veces tengo que matarte?

Se acercó al mueble-bar y se sirvió un baso de un absurdamente caro wiskey. Estaba cansada de esa alimaña. Aparecía cada poco tiempo, asaltaba alguna que otra instalación o atacaba alguno de sus equipos, y volvía a desaparecer. Había tratado de ignorarlos incluso. Nada de lo que hiciese tenía repercusión más allá de un leve retraso en el calendario de producción, y hasta reconocía sentir cierta enfermiza simpatía por ellos. El Doctor Kinkler, de los Progenitores, le había dicho que eran los restos de una vieja especie en extinción. Bestias medio hombre y medio lobo. Era una extraña tribu que vivía entre las sombras del mundo luchando contra todo aquello que sus pequeños cerebros entendían como amenaza. Cuando se volvió demasiado caro ignorarles, no quedó más remedio que cazar algunos. Fue asqueroso, pero necesario. Fue en Nueva Jersey… ¿O fue en Oregón? Los recolectores de Control de Daños del profesor acabaron con varios, incluidos varios niñ… no, varias crías. Esos no eran niños de verdad. Sara apuró un trago largo, pero entonces sufrió un espasmo y su vaso calló al suelo, mientras ella misma se postraba jadeante agarrándose el hombro derecho. Volvía a doler. Volvía a sentir las garras de esa bestia abriendo su carne. Bloqueó la sensación a fuerza de voluntad, y se incorporó de nuevo. Entonces con un zumbido un piloto se encendió en la pantalla.

- ¡Imagen! – ordenó Sara

Al momento apreció el viejo Doctor con aire divertido.

- ¿Es un mal momento? – Kinkler señaló con la mirada el vaso caído.
- No, Doctor. ¿Qué quiere?
- Es él. Lo sé por la imagen, los pelos que dejó por ahí, los restos de las marcas de las garras en el acero… etcétera. Él y tres más.
- Eso ya lo sé. Él, siempre él. Esa… esa cosa tiene fijación por mí.
- Los chicos del Laboratorio lo llaman ‘Ace’.
- ¿Cómo? – Sara le miró incrédula - ¿Le habéis puesto nombre?
- Él mismo lo gritó. O bueno, uno de los que iban con él le llamó por ese nombre. Dijo ‘Acechante Nocturno’ en una lengua que entendimos que era una mezcla del Comanche y otras variantes del los idiomas indígenas de Norteamérica. No sabía que podían hablar. Curioso.
- Me da igual. Esa bestia me debe una. Si ha atacado la Plataforma es que pretende hacer daño a mis intereses porque no puede tocarme directamente. ¿Quiere jugar duro, eh?
- ¡Ohhhh brillante, brillante! Mi querida colega pretende ir a cazar fieras. Pero ¿Cómo le encontrarás?
- No me hace falta. Él me buscará.
- Y… ¿cómo lo harás?
- Sencillo. ¿Recuerdas cómo empezó todo esto? – Sara sonrió con malicia
- ¿Te refieres al asunto de la limpieza de…? – Kinkler esbozó una sonrisa cruel
- Sí. Clonémoslos a todos. A su mujer, a sus dos hijos y al resto de la basura que le acompañaba. Quiero que le cacen y le desuellen ellos mismos. Aún tienes las muestras, ¿no?
- Claro querida, pero un clon de esas características es muy costoso…
- ¿Quieres presupuesto, Doctor? – Sara se acercó a la consola – Toma, más del que puedas gastar en un año…



_________________

Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión » Off-Topic Todas las horas son GMT + 1 Hora
Todas las horas son GMT + 1 Hora
Página 1 de 1


 
Cambiar a:  
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro



Mapa del sitio - Powered by phpBB © 2001- 2004 phpBB Group
Designed for Trushkin.net | Styles Database

Crear radio gratis | foros de Literatura & Poesía | Hosting gratis | soporte foros | Contactar | Denunciar un abuso | FAQ | Foro ejemplo

Para vps hosting ssd en Desafiohosting.com